Me interesa la escena nocturna callejera bogotana y todo lo que de ella deviene. Me interesan las imágenes que veo en esa escena que no tiene nombre, porque su identidad es el anonimato y la marginalidad, que se reescribe cada día y lleva a un juego de cómo los habitantes conforman la ciudad y de cómo la ciudad influye en sus habitantes, es una dualidad entre piel y ciudad, una ciudad es un cuerpo, que se marca y es marcado para dejar testimonio de historias y situaciones que aparecen y desaparecen en la grietas de sus calles y muros. También de un cuerpo que vive y que se vuelve ciudad, que adopta las características del cuerpo urbano, agredido y adaptado a las condiciones del caos citadino, con sus marcas e historias que esperan por ser contadas. Entender, explorar y visitar las marcas de la piel como un espacio (el tatuaje, la cicatriz como memoria que perdura) y su estética. Así mismo, ver la marca como un gesto simbólico, entender el aspecto semiótico y formal en relación con su entorno y su contexto, plasmando en otras

Miguel Ángel Gutiérrez (Bogotá - Colombia, 1995)
La ciudad de la sospecha, 2020
Instalación
Dimensiones variables

  • Facebook
  • Instagram