Me levanté de la cama con picazón en la espalda pero no alcanzaba a tocarme con la mano. Hace unos días se formó la piel dura sobre mis omoplatos, es incómodo, no me puedo mover como antes. Caminé hacia el baño y en un intento de aliviar la molestia, me froté con fuerza la espalda contra el filo de la puerta. Cegada por esa plácida emoción la piel se enredó en el pestillo. Sin pensarlo me incorporé en un brusco movimiento que levantó la piel dura de mi cuerpo. Entre el dolor y de dicha, paró la picazón.

Luisa Gallo 

Mutación y desconcierto, 2020

Luisa Gallo 

Contacto, 2020
Video digital

3:00 minutos

Luisa Gallo 

Hilo, 2020
Video digital

1:20 minutos
 

Luisa Gallo 

Piel, 2020
Video digital
3:33 minutos

 

  • Facebook
  • Instagram